Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web.
Si continuas navegando por la web entenderemos que aceptas nuestra política de cookies.
X
BUSCAR
 
border
Home
 

EL PELO

Función

El número de cabellos de una persona oscila entre 85.000 en personas pelirrojas y 150.000 en las rubias. Esto equivale a entre 300 y 900 pelos por centímetro cuadrado. Un pelo tiene de promedio 0,08 mm de grosor y crece entre 0,1 mm y 0,2 mm al día. Los pelos son filamentos córneos producidos por células cutáneas especializadas. Están formados principalmente por queratina, una proteína fibrosa, y están recubiertos por una capa lipídica, que les da elasticidad y les permite repeler la humedad. También contienen melanina, el tipo específico que les da el color natural.

Los cabellos gruesos tienen una capa más interna, llamada médula, que no se encuentra en los cabellos finos. La siguiente capa, el córtex, está cubierta por la capa más externa, la cutícula. La cutícula es una capa dura de escamas, formada por células cutáneas muertas y superpuestas como tejas.

El crecimiento de un pelo empieza por la raíz. La raíz está incrustada en la dermis, con un aporte de nutrientes procedente de una densa red de diminutos vasos sanguíneos de la papila dérmica. Las células cutáneas especializadas de la matriz del pelo producen constantemente nuevo material que forma el tallo del pelo. La raíz está rodeada por dos vainas: una interna y otra externa. En la parte superior de la dermis, la estructura conocida como folículo está unida a un músculo llamado músculo erector del pelo, y las glándulas sebáceas secretan sebo, que aporta una capa adicional de protección a la superficie del pelo.

Las células pigmentadas llamadas melanocitos en la raíz del pelo producen un pigmento marrón/negro (eumelanina) o rojizo-amarillo, que determina el color del pelo. La cantidad producida depende de la herencia de la persona y disminuye con la edad, volviéndose blanco.  Los genes también deciden los tipos de cabello natural. Cuanto más redondo es el corte transversal de las hebras de pelo de una persona, más liso será; cuanto más elongado, más rizado.

Los pelos crecen en un ciclo repetido, que puede dividirse en tres fases. La fase de crecimiento, llamada fase anágena, es la más larga de las tres. Durante esta fase, una raíz produce un tallo de pelo que luego sigue creciendo durante un periodo de dos a seis años. Al final de la fase anágena, el ciclo entra en una fase transicional conocida como fase catágena. La raíz se encoge, el pelo deja de crecer y, al final, se cae. Va seguido de una fase de reposo, la fase telógena, que dura de tres a cuatro meses. Al terminar la fase telógena, se habrá formado una nueva raíz de pelo a partir de células madre y el ciclo vuelve a empezar con la fase anágena.

 
NACH OBEN
border