Pasar al contenido principal

El rincón de la piel sana

Untitled-9

Descubre cuál es tu tipo de pelo según tu cuero cabelludo

Cabello sensible

Factores internos y externos pueden causar graves daños en la estructura del pelo, con la consiguiente disminución de su volumen, pérdida de brillo, aumento de su aspereza y una elevada tendencia a puntas abiertas o pelo quebradizo. Los daños estructurales también suelen comportar la deshidratación del pelo. En casos leves, unos productos de cuidado adecuados pueden resolver los problemas enumerados. No obstante, deben evitarse factores externos perjudiciales como el uso del secador de pelo caliente o una plancha para rizos. Un champú para pelo seco suaviza y restaura la superficie afectada, lo que puede prevenir un empeoramiento. Cuando el pelo ya está quebradizo, solo puede servir un nuevo corte de pelo. Sin embargo, también con un nuevo corte de pelo debe utilizarse un champú suave para evitar futuros daños.

Cabello seco

Cuando el cuero cabelludo sufre deshidratación y sequedad, el cabello también suele verse afectado. Un lavado frecuente, un champú fuerte y deshidratante, los productos para el peinado, la decoloración, las permanentes, un secado frecuente y demasiado caliente, el sol y el aire seco... todos estos factores pueden deshidratar el cabello. Debido a su superficie porosa, el pelo dañado es más vulnerable. Los signos de un pelo dañado son falta de brillo, estructura pajiza, aumento de carga electrostática, mayor dificultad para peinarlo y una superficie áspera. El problema puede resolverse con un champú suave, como Anti-Dry Champú revitalizante, y evitando los factores mencionados anteriormente.

Cabello graso

Una gran producción de sebo en el cuero cabelludo, que puede estar genéticamente determinada, o influida por cambios hormonales, medicación o estrés, produce una película grasa en la superficie del pelo. Esto hace que el cabello sea pesado y parezca pegado y, por tanto, el cabello se vuelve lacio y sin volumen. El cabello graso tiene una mayor tendencia a producir caspa. Un champú suave (Sebamed Champú ultrasuave) combinado con la aplicación de acondicionadores fuertes, peinados que dejan el pelo tirante en el cuero cabelludo y sombreros o gorras son buenas medidas para hacer frente al problema. Por desgracia, ninguna medida externa puede influir en la producción de sebo. Deben evitarse los champús con fuertes efectos antigrasa para no seguir irritando el cuero cabelludo.

Caspa

La caspa es un problema del cuero cabelludo

La caspa se debe a menudo a una irritación del cuero cabelludo causada por una mayor actividad de ciertos microorganismos en la piel. Los productos limpiadores medicinales de la piel suaves y nutritivos que contienen ingredientes para combatir la reproducción de estos microorganismos ofrecen un remedio eficaz y permanente. Los champús anticaspa medicinales ayudan si las escamas son grandes y amarillentas y se deben a un cuero cabelludo grasiento con pelo grasiento. Sin embargo, la caspa también puede producirse por un cuero cabelludo seco y muy sensible. En este caso, las escamas son pequeñas y blanquecinas, y aumentan directamente después de lavar el pelo. Los champús suaves diseñados para cuero cabelludo seco y que contienen urea son muy buenos para contrarrestar este tipo de caspa.

Factores internos y externos pueden causar graves daños en la estructura del pelo, con la consiguiente disminución de su volumen, pérdida de brillo, aumento de su aspereza y una elevada tendencia a puntas abiertas o pelo quebradizo. Los daños estructurales también suelen comportar la deshidratación del pelo.

article-detail-splitmedia