Pasar al contenido principal

El rincón de la piel sana

Microbioma

El Microbioma de la Piel

Si te dijeran que en tu piel habitan miles de bichitos…. ¿Qué pensarías? ¿Impensable, no?

A simple vista parece totalmente imposible. Pero, si ahora mismo pusiéramos un poquito de tu piel bajo un microscopio, podríamos observar decenas de tipos distintos de microorganismos que habitan ahí mismo, en la superficie de tu piel. Son bacterias, hongos, y demás microorganismos que cuidan de nuestra piel a diario. Los tenemos desde que nacemos, es como una huella digital que tenemos y es la mamá la que se lo pasa al bebé. Sabemos, además, que es distinta en cada persona. A este conjunto de microorganismos le llamamos el “microbioma”.

Pero, ¡no te asustes! La función precisamente de estos microorganismos no es más que la de cuidar tu piel. Actualmente, sabemos que tener una piel saludable y resistente depende de muchos factores externos como el clima, la alimentación y el estilo de vida en general. Pero también depende de esta microbiota: es la primera línea de protección y nos defiende contra las enfermedades, infecciones, inflamación… Una piel sana, pues, dependerá del equilibrio entre nuestras bacterias. 

¿Y cómo la cuidan? Pues bien, estos microorganismos son los encargados de evitar la entrada en nuestra piel de otros patógenos que no nos interesan, de forma física y química.

Si se rompe este equilibrio pueden entrar bacterias como cutibacterium acnés, que es la causante del acné por ejemplo.

¿Y qué podemos hacer para mantener ese microbioma saludable y fuerte?

Pues bien, aquí hay dos puntos a tener en cuenta:

  • Por un lado, cuidando nuestra piel con productos cosméticos adecuados. No usando ingredientes agresivos, y sobre todo, respetando el ph de la piel. Los productos Sebamed están todos testados y garantizan un ph cutáneo de alrededor del 5.5, lo cuál ayudará a mantener ese equilibrio del que hemos hablado. Además, están todos formulados con ingredientes muy respetuosos para la piel, además de calmantes, regerantes e hidratantes como el Pantenol, la Alantoina o el extracto de camomila.

  • Añadiendo pre o postbióticos a nuestras rutinas cosméticas. Se trata de fracciones (lisados) de prebióticos (no vivos) o en el caso de los prebióticos, de su “alimento”. De esta forma, cuidamos a los microorganismos para que funcionen correctamente. Los prebióticos tienen el objetivo de activar la regeneración de la flora natural, para su recuperación y equilibrio de forma rápida.

Concretamente, en la gama Sebamed podemos encontrar estos prebioticos como por ejemplo el Lactococcus Ferment Lysate en el PRO Serum Vital.

Los productos Sebamed están enfocados a cuidar de nuestra microbiota, y son ideales para cuidar de la piel de toda la familia.

Artículo escrito por Anna Fuster de @partners.incream. 

anna fuster