Pasar al contenido principal

El rincón de la piel sana

Untitled-9

Métodos para diagnosticar las distintas afecciones de la piel

Para poder determinar las distintas afecciones y condiciones de la piel, los expertos utilizan distintos métodos. Te mostramos algunos en la lista de métodos empleados por Sebamed para el diagnóstico de la piel.

Colorímetro

Dispositivo para medir el color de la piel, adecuado para monitorizar la inflamación de la piel por enrojecimiento. También se utiliza para cuantificar los efectos limpiadores de la piel. Con este fin, se aplica una pasta roja y se registra la desaparición del color rojo por lavado estandarizado.

Corneómetro

Determina la capacitancia eléctrica de la piel, que es proporcional a su contenido de agua, o hidratación.

Cutómetro

Mide la elasticidad de la piel. Se aplica una presión inferior a la presión atmosférica para aspirar la piel en un espacio hueco. Después de aumentar la presión hasta el nivel normal, la piel recupera su forma original, pasando durante este proceso por un haz fotoeléctrico en el espacio hueco que emite una señal. El retraso de la señal es indicativo de la elasticidad de la piel: cuanto más rápida, más alta es.

Ecografía

Método para medir el grosor cutáneo. Se detectan ultrasonidos de la piel. El modo de reflexión es indicativo de la diferente densidad y composición de las capas cutáneas. Las frecuencias más altas de ultrasonidos permiten una resolución más alta de las estructuras de la piel, pero reducen la profundidad de las mediciones.

Espectroscopia infrarroja

Método para medir la hidratación cutánea por reflexión de luz infrarroja en las capas superiores de la piel. El tejido cutáneo con un alto contenido de agua refleja más luz infrarroja que las áreas secas.

Evaporímetro

Dispositivo que mide la evaporación de agua de la superficie cutánea y, por tanto, la función de barrera de la piel frente a la pérdida de agua. Indica el riesgo de sequedad cutánea, la capacidad de unión al agua e, indirectamente, la facilidad con la que las sustancias del ambiente pueden penetrar en la piel.

Histología

Se estudia un corte de tejido cutáneo obtenido durante cirugía o mediante biopsia. Se obtienen cortes muy finos y, a menudo, se tiñen con colorantes para hacer visibles estructuras finas en el microscopio.

Medición de la superficie cutánea

Método para registrar el perfil de la superficie cutánea. En condiciones normalizadas con luz procedente de un lado, se fotografía digitalmente la superficie de la piel. Los datos se informatizan para analizar el perfil de la superficie según métodos adaptados de la ciencia de los materiales, especialmente el parámetro de aspereza de la superficie como la profundidad media de aspereza. De este modo, es posible cuantificar el aumento de la aspereza cutánea como consecuencia de la deshidratación, además del número, profundidad y abundancia de arrugas y el efecto de los productos antienvejecimiento.

Métodos de bioingeniería

Métodos para medir parámetros de la función cutánea con la ayuda de dispositivos especiales: peachímetro para medir el pH de la superficie cutánea, corneómetro, espectroscopia infrarroja o tomografía por resonancia magnética para medir la hidratación cutánea, sebómetro para determinar los lípidos de la superficie cutánea, Tewameter o evaporímetro para evaluar la función de barrera por evaporación del agua, cutómetro para la elasticidad de la piel, colorímetro para el color de la piel, ecografía para medir el grosor de la piel, perfilometría, visiometría o medición de la superficie para detectar el perfil de la superficie de la piel y cuantificar las arrugas, etc.

Peachímetro

Dispositivo para medir el pH de la superficie cutánea. El valor normal es de 5,5 de promedio. Los productos para el cuidado de la piel pueden alterar el pH de la superficie cutánea. Los jabones, por ejemplo, son alcalinos y aumentan el pH de la piel a un valor neutro, con el consiguiente aumento del riesgo de alteración de la función de barrera y un descenso de la defensa antimicrobiana.

Perfilometría

Otro método para monitorizar el perfil de la superficie cutánea. Se obtienen réplicas de silicona de la superficie cutánea. La superficie es una reproducción negativa de la piel. Por barrido mecánico u óptico (láser) de la superficie de la réplica pueden determinarse los parámetros de aspereza aplicando los conocimientos de la ciencia de los materiales.

Prueba de olor

Prueba la eficacia de los desodorantes. Personas con la formación adecuada evalúan la intensidad del mal olor corporal de las axilas de 10 a 30 personas después del lavado durante 24 horas. En una axila no se utiliza desodorante, en la otra se aplica el desodorante de prueba. La intensidad del mal olor corporal se puntúa de 0 = ninguno a 5 = muy intenso, y se determina cada 6 horas, mientras las personas de prueba realizan actividades normales sin lavado intermitente. La diferencia de la puntuación media entre los dos lados es la base para evaluar la eficacia. La eficacia se demuestra si existe una diferencia significativa entre el lado tratado y el no tratado después de 24 horas. No obstante, esto no garantiza que no se produzca olor corporal cuando se utiliza un desodorante, sino que confirma solo una reducción de la intensidad del mal olor.

Prueba de uso

El producto se prueba en condiciones de uso normal y regular durante un periodo de tiempo en un grupo de personas de prueba. Pueden ser personas de piel normal y sana o grupos con problemas o enfermedades cutáneas definidas. Los usuarios pueden aplicarse y evaluar por sí mismos los productos, o el estudio puede ser supervisado por médicos, principalmente dermatólogos, que también evalúan los efectos del producto en la piel. Asimismo, el estudio puede realizarse en una clínica dermatológica o en un centro de pruebas cutáneas. Normalmente, se evalúan la tolerabilidad y los efectos cosméticos de los productos. Las evaluaciones subjetivas de las personas de prueba pueden combinarse con la evaluación clínica de los dermatólogos. En el diseño de la prueba se integran métodos de bioingeniería que contribuyen a los parámetros objetivos.

Pruebas de parche epicutáneas

Prueba de tolerabilidad cutánea a productos cosméticos realizada en 50 a 100 personas, similar a la prueba de alergia dermatológica. El producto de prueba se aplica en un parche en la espalda de las personas y se deja durante 24 horas. El efecto en la piel se lee inmediatamente después de retirar el parche y también 1 y 2 días después. La aparición de enrojecimiento, escamas, ampollas, pápulas o pústulas se registra como un signo de irritación potencial causada por el producto de prueba. La prueba no indica en modo alguno la sensibilización a un producto de prueba o su potencial alergénico. La prueba del parche repetida es incluso más sensible. En este caso, los parches con el producto de prueba se repiten a determinados intervalos, varias veces. Por tanto, permite sacar conclusiones sobre el potencial sensibilizante del producto de prueba.  En la prueba en cámara de Duhring (prueba de cámara con jabón), los productos de prueba diluidos se aplican a la piel de la forma descrita antes, durante 24 horas. Las reacciones de irritación también pueden medirse por métodos de bioingeniería. p. ej., pérdida de agua transepidérmica, colorimetría o flujometría láser-Doppler.

Pruebas en animales

Las pruebas de productos cosméticos en animales están prohibidas en la CE. Sin embargo, es necesario probar la seguridad de los ingredientes de los productos cosméticos y su tolerabilidad en la piel en modelos animales establecidos. Aún no se han aceptado métodos alternativos en cultivos celulares de modelos informáticos para la demostración de la seguridad, excepto para algunas características específicas. Se hace todo lo posible por llegar a sustituir en el futuro los modelos animales por métodos sin animales, pero solo se aceptarán si su fiabilidad y validez quedan fuera de duda.

Sebómetro

Mide los lípidos de la superficie cutánea. Se coloca y presiona una cinta semitransparente en la superficie cutánea, que absorbe los lípidos presentes. Los lípidos aumentan la transparencia de la cinta. Un fotómetro (combinación de una fuente de luz que envía luz a través de la cinta a un espejo que la vuelve a reflejar en la cinta para su detección por un dispositivo que mide la intensidad de la luz) cuantifica el aumento en la transmisión de la luz a través de la cinta después de la absorción de lípidos comparada con la anterior. Permite cuantificar la cantidad de lípidos en la superficie de la piel: cuanto mayor sea la cantidad de lípidos, mayor será la transparencia.

Tomografía por resonancia magnética

Método técnicamente avanzado y costoso para detectar agua en la piel. Se induce la oscilación en las moléculas de la piel mediante campos magnéticos y, de este modo, producen un campo electromagnético. Se mide la desaparición de la oscilación después de desactivar el campo magnético. El agua retrasa este proceso de desaparición. Puede analizarse por ordenador la cronología del proceso de desaparición y establecerse una correlación con cierto contenido de agua.

Visiometría

Otro método para monitorizar el perfil de la superficie cutánea. Las fotografías digitales de la superficie de la piel se analizan matemáticamente y se traducen a parámetros de la superficie adaptados de la ciencia de los materiales.

Te recomendamos dirigirte a un dermatólogo para que pueda determinar todo lo que tu piel necesita según sus afecciones o necesidades.

Para poder determinar las distintas afecciones y condiciones de la piel, los expertos utilizan distintos métodos. Te mostramos algunos en la lista de métodos empleados por Sebamed para el diagnóstico de la piel.

article-detail-splitmedia